Íñigo López deMendoza (1398-1458)


Escritor y poeta español, más conocido por su título nobiliario de marqués de Santillana. Nació en Carrión de los Condes (Palencia), en 1398, y murió en Guadalajara el 25 de marzo de 1458. Era hijo del almirante de Castilla Diego Hurtado de Mendoza, señor de Hita y Buitrago.

A la muerte de su hermano García, le sucedió en el mayorazgo. Muerto su padre cuando era niño, su madre Leonor de la Vega logró preservar la mayor parte de su herencia, pretendida especialmente por su hermanastra Aldonza de Mendoza. Al final logró el Señorío de Tendilla junto con los demás que poseía su padre. Desde el 2 de Agosto de 1445 fue el primer Marqués de Santillana (Santander) (y también la primera persona nombrada Marqués en Castilla) y Conde del Real de Manzanares, títulos otorgados como reconocimiento a su labor en la batalla de Olmedo. Acompañó a Fernando de Antequera cuando, elegido Rey de Aragón, fue a tomar posesión en 1414 de su corona. Figuró principalmente en las cortes de Juan II y Enrique IV. Bajo el mandato de Juan II, guerreó contra los Reyes de Granada, Navarra y Aragón. Se destacó en la lucha contra D. Álvaro de Luna (favorito de Juan II).

En 1435 inició la construcción del castillo de Manzanares el Real, que edificó sobre el núcleo de una antigua ermita. Esta fortaleza, de planta rectangular y con torres cilíndricas en los lados, es uno de los pocos edificios representantes del gótico civil construido por la nobleza de sangre castellana. Los ricos dominios de su casa se extendían desde Guadalajara hasta Madrid a lo largo del Sistema Central.

No llegó a dominar nunca el latín (por supuesto, tampoco el griego), como nos lo confirman su propio testimonio y de algunos de sus contemporáneos nacionales y extranjeros (como el librero florentino Vespasiano da Bisticci, quien alcanzó a conocer a su hijo Pedro González de Mendoza); sin embargo, entendía perfectamente las principales lenguas románicas, como el italiano, el francés, el occitano, el catalán y el gallego. Su magnífica biblioteca, incorporada hoy a la Biblioteca Nacional de Madrid, muestra su formación y sus intereses culturales, que también adivinamos a lo largo de su obra en prosa y verso. Sus conocimientos en materia literaria fueron amplios, como se demuestra en el Prohemio e carta que el marqués de Santillana envió al condestable de Portugal, una historia de la poesía desde sus orígenes hasta su propia época.

Desde 1438 hasta su muerte escribió: 42 Sonetos fechos al itálico modo, una empresa muy atrevida, pues este modelo no consiguió cuajar hasta los años de Garcilaso y Boscán; la Comedieta de Ponza, 1436, ambicioso poema en arte mayor escrito a mayor gloria de la casa real aragonesa; la Defunción de don Enrique de Villena, 1434, planto fúnebre dedicado a este gran intelectual y maestro suyo; el Infierno de los enamorados, en que desarrolla una de las alegorías eróticas más gustadas por la literatura de la época, y otras como elTriunfete de amor o el Sueño. Entre los poemas didácticos, destacan sus exitosos Proverbios de gloriosa doctrina e fructuosa enseñanza y el Diálogo de Bías contra Fortuna, de 1448. Entre sus composiciones en arte menor, destacan sus canciones y decires y, particularmente, sus serranillas, que revelan la confluencia de la canción de serrana y la pastorela.

La empresa cultural del Marqués de Santillana fue de extraordinarias proporciones, como se desprende de su correspondencia erudita y de algunos de sus prólogos, donde descubrimos a algunos de los amigos y familiares que formaban parte de su círculo cultural. El Marqués contó con la ayuda de algunos de los grandes intelectuales españoles de la época, que escribieron y tradujeron de diversas lenguas gracias a su estímulo y apoyo; no obstante, lo formidable es que su fama se extendiese por las naciones vecinas y que incluso algunos grandes humanistas llegasen a dedicarle algunas obras, como el propio Pier Candido Decembrio, quien le dedicó una elegía a su muerte. La fama del Marqués siguió viva a lo largo de los siglos, lo que le valió semblanzas y elogios diversos antes de que, a mediados del siglo XIX, José Amador de los Ríos acometiese la gran labor de preparar la primera edición de las Obras completas de don Íñigo López de Mendoza, primer Marqués de Santillana.

Enciclopedia Universal Multimedia İMicronet S.A. 1998


Created: Friday, March 05, 1999, 2:22:10 PM Last Updated: Friday, March 05, 1999, 2:22:10 PM